IES Senara
RSS

 

William Goldman observaba detenidamente al adolescente que tenía retenido en el cobertizo de la “Free Home”. Estaba atado por las manos a la columna central con unas cuerdas que, pensó Will, le debían de hacer daño en las muñecas, de lo ajustadas que estaban.

Le subía y bajaba el pecho de manera acelerada y de vez en cuando intentaba escupirle, pero en vano. En cierta manera le recordaba a un animal salvaje enjaulado. El sudor le corría por la frente, haciendo que sus dorados rizos se le pegasen a la piel, y su mofletes estaban hinchados de un color rojo. Goldman se fijó en su perilla, aún poco espesa, y calculó que tendría unos quince o dieciséis años, aunque en esas edades nunca se sabía… En cuanto a su condición social, se notaba que tenía dinero, pero no mucho. Una camisa blanca arrugada bajo una chaqueta marrón y unos mocasines gastados… ¿De dónde diantres sacaría el dinero un muchacho como ese? Normalmente en las fábricas daban un salario que solo daba para comprar agujas e hilos.h1355_a

-¿Cómo te llamas?-le preguntó, aunque solo esperaba una mala contestación.

-Adam Fremark-dijo el chico con una mueca bastante fea e intentando calmarse; al menos era algo más educado de lo que esperaba…-. Tú eres el juececito William Goldman, ¿me equivoco?

-No te equivocas.

Adam calmó su respiración y apoyó su cabeza en el poste, mirando hacia arriba. Tenía la frente empapada y le molestaba en los ojos…, pero no le iba a pedir al tío que le tenía retenido que se la secase. Al menos, si él hubiese sido el carcelero, no lo habría hecho.

-Bonita casa… Solo le falta más seguridad -dijo irónico consigo mismo.

-Bueno, para eso se tiene a Marie-Jane, para que salve las papeletas en el último instante.

-¿De dónde viene esa muchacha? Tiene un acento un tanto extraño…

-Del Reino de Ret, aunque para ella sigue siendo las Repúblicas Unidas del Tenebroso…; un lío tremendo. El rey volvió y ella tuvo que exiliarse. No creo que al monarca le agradase tener suelta a una de las hijas de las mujeres que participaron en el juicio que llevó a su hermano a la guillotina.

-El destino, se podría decir…

-El destino es esa quimera en la que aún demasiada gente cree…

-Bueno el destino nos ha llevado a esta situación, ¿no? Tú. Yo. Este poste. Esta cuerda.

-Eso o tu intención de matar a los señores Karster Maier y Fremont Engraf. ¿Sabes que eso te puede llevar al patíbulo?

-Bueno, la horca sería una buena solución a mis problemas.

-¿Por qué intentaste matarlos? -le preguntó, cruzándose de brazos.

-Eres muy tonto si crees que te lo voy a decir.

-Tú mismo has dicho que no tienes nada que perder.

-La cabeza. Y te digo yo, William, que si abro esta boquita la perderé en poco tiempo, y no de la manera rápida que me ofreces.

-Ya puestos a perderla, que sea por una causa y no por el miedo a abrir la boca. Me acabas de decir que no tenías intenciones directas de ejecutarlos y que eras mandado por alguien. Y ese alguien puede matarte si dices quién es; lo que es lo mismo que decir que estás amenazado.

-Joder… ¿Por qué haces esto? ¿No sería más fácil pegarme un tiro por intentar cargarme a dos tíos?

-Sí, pero no llegaríamos a la raíz del problema. Y debo recordarte que soy el juez superior del condado. Podría hacer un “truquillo” en tu juicio y que, por razones de colaboración, solo tuvieses que estar dos o tres años en prisión. Sé que suena a mucho para tu edad, pero mejor que subir al cielo o bajar al infierno, según decida tu altísimo. Además, ¿eres libre?

-Deja de preguntarme gilipolleces. ¡Lo era hasta que me ataste a este maldito poste!

-Si estabas obligado a hacer lo que hiciste, me parece que no.

-¡¿Qué más da?! Tenía pasta, y quería más.

-¿Y eso no es ser esclavo del dinero y del trabajo con el que lo conseguías?

-Mira… ¡Deja de comerme el coco! Si me vas a matar, hazlo ya, pero no me digas más bobadas.

William Goldman se rio y cogió un paquete de cigarrillos que tenía en la mesa, sacó uno y lo chiscó. Adelantó la cajetilla, ofreciéndole. Adam aceptó sin dudar: se moría por fumar. El juez se acercó a él, le puso la boquilla en la comisura de los labios y lo encendió.

-Adam. Si me dices quién te ha mandado, te absuelvo de toda carga y te doy mi protección. Si puedo alimentar a diecisiete personas, puedo alimentar a diecisiete personas y un chico.

-Si ese alguien sabe que le he delatado, tus tres inútiles con sus rifles no podrán parar su furia.

William dio una calada y se quedó pensativo. Le acababa de decir que sabía su ubicación, pero a la vez le tenía un gran miedo. Si no le ofrecía protección real, nunca le delataría el paradero de ese alguien.

-Puedes decírmelo ahora y yo puedo mandar una carta para que llenen el perímetro de esta casa de soldados de la reina, para proteger a un testigo importante.

Adam suspiró, cansado de esa conversación. Le parecía que ese juez era demasiado inteligente para mandarlo al patíbulo…, pero tarde o temprano tendría que hacerlo, si no quería perder su puesto. Y la verdad era que, entre perder la cabeza y perderla y que “Up” también la perdiese, prefería lo segundo. “Up” no era más que esos jefes que habían obligado a trabajar a sus padres hasta el mismo día de su muerte: se alimenta de las manos de otros diciendo que de las suyas comen muchos.

-Richard Upwell, pero todo el mundo le llama “Up” -dijo, mientras la ceniza del tabaco ensuciaba su camisa.

-¡El capo de la “white-fury”! -exclamó William, de tal manera que el cigarro se le resbaló de la boca.

Ahora entendía por qué quería matar a Karster y Fremont. ¡Ellos siempre estaban repitiendo lo mala que era esa droga y alentaban a los obreros a no consumirla! Y muchas veces hasta con éxito.

-Sí. Cocina en la calle “Scotland”, número veintinueve, en la “White-factory”, una fábrica que parece abandonada; pero que está más viva que las cloacas de esta ciudad.

William se quedó pensativo. Capturar a Richard Upwell no era arrestar a cualquiera. Era un golpe contra la droga; podría ser la cúspide de su joven carrera.

 

CONTINUARÁ

 

Manuel de Castro de Diego  (Cuarto de ESO – B)

 


Concurso de Fotograf

Babilafuente, 17 de enero de 2019 Este curso 2018/2019 el Concurso ...

Entrevista a Miguel

Manuel de Castro de Diego y Lucía Sánchez de la ...

El "pasador" (capít

  William Goldman observaba detenidamente al adolescente que tenía retenido en ...

Jeroglífico químic

  ¿Qué conocida obra de la literatura castellana, junto con su ...

El "pasador" (capít

  Adam se despertó aún aturdido, con la cabeza dándole tumbos ...

Destacados

  • IES Senara de Babilafuente. Salamanca
  • Prezy
  • Canal de Youtube
  • Pasa tus trabajos a Calaméo