Titanic: el barco “insumergible”

ROBERTO SANTIAGO BARRIOS. 1.° Bachillerato HCS

Pasaba la una de la madrugada del primer día de septiembre de 1985 cuando la expedición franco-estadounidense, dirigida por el Dr. Robert Ballard, de la Institución Oceanográfica de Woods Hole, y por Jean-Louis Michel del IFREMER[1], localizó los restos del RMS[2] Titanic a 625 km de Terranova a una profundidad de 3784 m.

Todo empezó el 10 de abril de 1912, con el viaje inaugural del transatlántico. El Titanic partió de Southampton, Inglaterra, rumbo a Nueva York. El viaje del barco de pasajeros más grande y lujoso del mundo comenzó ya con un mal presagio: el buque zarpó con casi una hora de retraso, pues al salir estuvo a punto de chocar con otro barco del puerto.

Se iniciaba así una prometedora travesía que acabaría de manera trágica: a las 23:40 del 14 de abril, cuatro días después de partir y a unos 600 km al sur de Terranova, el RMS Titanic chocó contra un iceberg, que abrió una brecha en el casco. Contra todo pronóstico, hundió el barco en un espacio corto de tiempo: poco más de dos horas tardó en descender hasta lo más profundo del Atlántico, arrastrando con él a mil quinientas personas de las dos mil doscientas que viajaban en el lujoso crucero.

Pero, ¿quiénes y por qué viajaban a bordo del Titanic? Entre sus pasajeros estaban algunas de las personas más acaudaladas y poderosas del momento, como John Jacob Astor IV, constructor de bienes raíces, inversor, escritor e inventor; Benjamin Guggenheim, empresario del sector metalúrgico; Thomas Andrews, Jr., constructor del barco, al que denominó “insumergible”; además de cientos de inmigrantes irlandeses, británicos y escandinavos que iban en busca de una mejor vida en Norteamérica.

El barco había sido diseñado para ser lo último en lujo y comodidad y contaba con gimnasio, piscina, biblioteca, restaurantes fastuosos y opulentos camarotes para los viajeros de primera clase. Estaba equipado también con una potente estación de telegrafía para uso de pasajeros y tripulantes y avanzadas medidas de seguridad, como los mamparos de su casco y compuertas estancas activadas a distancia. Sin embargo, y debido a las obsoletas normas de seguridad de la época, solo portaba botes salvavidas para 1.178 pasajeros, poco más de la mitad de los que iban a bordo en su viaje inaugural y un tercio de su capacidad total, causa fatal de las muertes por ahogamiento o por hipotermia, debido a las frías aguas del Atlántico.

Poco antes de las 2:20 del 15 de abril el Titanic se hundió. Dos horas después, el Carpathia, el barco más cercano, llegó al lugar del hundimiento y pudo rescatar a los pocos supervivientes del transatlántico que quedaban, permaneciendo oculto en las profundidades del Océano Atlántico los restos del buque durante setenta y tres años, hasta su descubrimiento por la expedición dirigida por Ballard y Michel.

Hoy el Titanic es el transatlántico más famoso de la historia gracias a los libros, exposiciones y películas que han recreado el drama sufrido aquel 14 de abril de 1912. La película “Titanic”, dirigida por James Cameron y protagonizada por Leonardo DiCaprio y Kate Winslet, obtuvo 11 premios Oscar en 1997. Es una de las películas más taquilleras de la historia y un buen plan para disfrutar en vacaciones, 107 años después del hundimiento.



[1] IFREMER: Institut français de recherche pour l’exploitation de la mer (Instituto francés de investigación para la explotación del mar).

[2] El acrónimo naval RMS significa “Royal Mail Ship”, por tanto, la traducción literal sería “Buque del Correo Real Titanic”.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *