James Bond y los Aston Martin

ROBERTO SANTIAGO BARRIOS. 2º BACHILLERATO HCS

GOLDFINGER, Sean Connery, 1964.

Desde que Sean Connery comenzara a usarlo, el Aston Martin DB5 se ha convertido en uno de los iconos más reconocibles del personaje creado por Ian Fleming, al igual que la mítica pistola Walther PPK y el reconocible cóctel Martini con Vodka, “mezclado, no agitado”, como acostumbra a pedir el famoso agente del MI6.

El célebre vehículo, famoso por sus numerosos gadgets, es conocido por verse envuelto en numerosas persecuciones, en las que a menudo el agente 007 acaba usando su licencia para matar contra cualquier enemigo (que no le faltan), ya sea en país extranjero o en el propio suelo británico.

El agente, capaz de sumergir el vehículo en las aguas del Tíber o de conducir a grandes velocidades por un frío páramo en Islandia, acaba siempre por derrotar a cualquier villano que se interponga su camino, aunque esto no sería lo mismo sin la elegancia y potencia que caracteriza a los modelos de la marca británica.

El famoso agente acostumbra a usar numerosos modelos de la marca británica, aunque el más conocido sea el famoso modelo DB5, presente en un sinfín de películas. Desde que apareciera en Goldfinger en 1964, el DB5 aparece en el pódium de honor, con siete apariciones de las más de veinte películas protagonizadas por los numerosos actores que han interpretado al espía a sueldo del MI6. Otros modelos del fabricante británico que han aparecido en las películas han sido los modelos DBS, Vantage, Vanquish, hasta llegar al DB10 de la última entrega.

Aunque sin duda para los fans de las entregas del personaje de Fleming la aparición del DB5 resulta tan emocionante como nostálgico, los auténticos y más leales fans de las novelas y películas del agente Bond están de enhorabuena: varios modelos de los automóviles usados por él están a la venta con los extras originales usados en las películas, aunque para obtenerlo habrán de desembolsar un elevado precio, cerca de dos millones y medio de euros, sin duda un precio no apto para todos los bolsillos, aunque nada despreciable si se tiene en cuenta quiénes fueron sus anteriores propietarios.

¿Y a ti, te gustaría conducirlo?

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *