Abstención, ¿desinterés o protesta?

A partir del artículo de Juan José Millás, “Votar o no”, publicado en EL PAÍS SEMANAL el 27 de septiembre de 2019, los alumnos de 2º de Bachillerato expresan sus opiniones en este foro de actualidad. Puedes expresar la tuya añadiendo un comentario a esta entrada.

Por Juan Ramos Mateos, 2º Bachillerato

En menos de cuatro años los españoles, entre elecciones generales, municipales, autonómicas y europeas, han votado cinco veces.

Durante este periodo en España ha habido un cambio político, hemos pasado de un sistema bipartidista o un sistema pluripartidista, abriéndose un nuevo tiempo en el que la ausencia de grandes mayorías va a requerir de consensos políticos. ¿La clase política actual está preparadas para llegar a acuerdos? Como hemos visto, no lo están. Su irresponsabilidad y sus egos personales nos han llevado a repeticiones de elecciones constantes.

Entiendo que muchas personas el 10 N hayan decidido abstenerse como forma de rechazo hacia los políticos, pero no es la mejor opción, ya que si te abstienes lo que sucederá es que suban los extremos. Porque cuando el centro vota, las consecuencias son la moderación y el diálogo.

Por eso el 10 N es importante que la gente de centro moderado no se decante por la abstención, esto facilitará un gobierno moderado que no dependa de nacionalistas ni de populistas.

Por Blanca Palomero Carrasco, 2º Bachillerato

En la actualidad, el hecho de no ir a votar es desinterés. La abstención es tan elevada, porque la sociedad no cree en los valores personales de los políticos, en los partidos y en la política en general. Esto se debe a que muchos políticos no cumplen con lo prometido y se interesan más por el poder y por ellos mismos que por el bien común. Además son incapaces de dialogar entre ellos para llegar a acuerdos.

Por otro lado, los medios de comunicación están muy influidos por la ideología, ya que a veces no quieren o no pueden trasmitir la realidad a la ciudadanía. Otro motivo importante del desinterés es la corrupción.

Sin embargo, la política es necesaria e imprescindible para arbitrar las ideas y los intereses contrapuestos de la sociedad. Al abstenerse no se puede protestar por la actuación de un gobierno. El día de las elecciones se elige a quienes van a decidir sobre temas fundamentales como la economía, la sanidad o la educación. De ahí la importancia de ejercer el derecho al voto.

Por Alicia Martín Pavón, 2º de Bachillerato

La abstención es una opción que actualmente existe en el sistema democrático. Hay gente que lo ve como desinterés, pereza por ir a votar. Otros, en cambio, piensan que es un método de protesta por estar en desacuerdo con el sistema, por no estar de acuerdo con ningún partido político o por otras muchas razones.

En mi opinión, la abstención es una demostración de desinterés. Todas las personas mayores de dieciocho años deberían ejercer el derecho al voto, ya que lo que están eligiendo es el futuro del propio país. Si no votas y finalmente gana un partido que no es de tu agrado, te arrepentirás de haberte abstenido. Uno voto no modifica el resultado final, pero si es el voto de muchos, el resultado sí podría ser diferente.

Por último, si todos ejercen su derecho a voto, los resultados reflejarán más fielmente lo que realmente quieren los españoles para su país.

Por Daniel Paradinas Blázquez, 2º Bachillerato

En las pasadas elecciones de abril hubo un total de 8.137.153 abstenciones, según los datos publicados por el periódico La Vanguardia. Esto supone un porcentaje muy alto de personas que no han votado, bien puede ser por desinterés o por tratar de protestar contra el gobierno.

La inmensa mayoría de políticos y partidos tratan de convencernos para que les votemos, exponiendo argumentos para declarar que su partido es mejor que otro. La mayor parte de la gente se fía de las propuestas de cada partido para votar al que le parece mejor. Sin embargo, otras tantas personas prefieren no atender a esto, ya que seguramente a la hora de la verdad les resulta indiferente una ideología u otra, así que prefieren no votar, pensando que es perder el tiempo.

En mi opinión, las abstenciones se deben en su mayoría a desinterés, porque para protestar contra el gobierno deben hacerse cosas más notorias y significativas, es decir, manifestaciones  o huelgas  ontra “esto o lo otro”, puesto que causan mayor impacto y la gente se conciencia más por una determinada causa.

Por Selena González Romero, 2º Bachillerato

Muchas personas utilizan la abstención como una protesta por el hartazgo con la clase política. Esto es una manera de hacerles saber que están realizando una mala gestión y la población está descontenta. Además, muchas personas se abstienen porque piensan que no van a solucionar nada con su voto, porque al votar no decides nada, solo das pie a que terceras personas tomen las decisiones por ti. Esta opción no hace que los resultados electorales cambien, pero sí hace que haya menor número de votos y que el parlamento que salga sea menos representativo.

Hay personas que no van a votar por el hecho de tener que cambiar de partido político, porque aunque sí es de su ideología, no cumple con las expectativas creadas. Otros no votan porque no hay ningún partido que le convenza del todo.

En conclusión, si no estás de acuerdo con ningún partido político o estás cansado de que ninguno cumpla con sus propuestas, la mejor manera de protestar es la abstención.

Por Roberto Santiago Barrios, 2º Bachillerato

En un momento tan crucial como el que vivimos hoy en día, es normal que nos pueda asaltar la duda de si el abstenernos a la hora de votar se interpretará como una forma de protesta hacia los gobernantes, o por el contrario, podrá ser interpretado como un completo desinterés a la hora de ejercer un derecho fundamental de los países democráticos.

A mi modo de ver, la abstención, secundada por una parte significativa de los ciudadanos, es solo un síntoma de protesta de estos, quienes, cansados de la inoperancia e incapacidad de las fuerzas políticas para llegar a acuerdos, huyen de las urnas, por el mismo motivo que un ratón rehúye de una ratonera, porque sabe que el queso expuesto en ella acabará por matarlo.

El hartazgo de los ciudadanos no se debe solo al descontento con los políticos, sino también por el ego, expuesto en todas y cada una de las figuras de los líderes y el omnipresente y elevado derroche de fondos públicos.

El votante español empuña la última arma con la que cuenta, la abstención, para enfrentarse a todas las organizaciones políticas que, respaldadas por los colosales poderes del Estado, hacen y deshacen a su antojo, controlando y disponiendo del dinero de todos para sus propios fines personales.

Pero no nos engañemos, nada podemos hacer ante este despilfarro ilimitado, “ellos” siempre encontrarán la manera de coger el queso sin pisar la ratonera. Dicho esto, solo nos cabe esperar el 10 N para comprobarlo, si nuestras armas han hecho mella en su conciencia o simplemente eran de fogueo.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *