Mientras dure la guerra

MANUEL DE CASTRO DE DIEGO. 1º Bachillerato HCS

Mientras dure la guerra es un drama histórico producido por el director hispano-chileno Alejandro Amenábar, y coescrita con Alejandro Hernández. Fue rodada en la ciudad española de Salamanca en 2018 y está protagonizada por Karra Elejalde (Miguel de Unamuno), Eduardo Fernández (Millán-Astray), Santiago Prego (Francisco Franco) y Carlos Serrano-Clark (Salvador Vila).

Mientras dure la guerra se centra en los últimos seis meses de vida del intelectual español de la generación del 98, D. Miguel de Unamuno y Jugo.

La película comienza un 19 de julio, en la escena en la que un miembro del ejército declara el estado de guerra en la ciudad, con una representación del suceso acaecido a consecuencia de la lectura del parte de guerra llamado “el tiro de la Plaza”, en el cual los soldados dispararon a la masa concentrada allí, como respuesta a un tiro de origen incierto.

Unamuno, con extrema insensatez, decide tomarse ese día, en el que los falangistas y sublevados en general arrestaban y fusilaban a “sospechosos”, con la normalidad de todos, saliendo para buscar a sus amigos para ir a tomar un café en el Novelty. Primero va a buscar a Salvador Vila, pupilo suyo y hombre de fuertes convicciones sociales y después a Atilano Coco, pastor evangélico y masón que vería con mejores ojos el alzamiento.

Salvador Vila es, desde un primer momento, la antítesis del golpe. Se considera socialista, aunque no pertenece a ninguna sigla y analiza al bando golpista como afín al fascismo, como expresa y repite insistentemente a don Miguel. Será a lo largo de toda la película la contestación al apoyo de Unamuno a los sublevados y quien le irá convenciendo de la verdadera naturaleza de aquellos.

Atilano Coco es, sin embargo, un elemento más en la evolución de la opinión de Unamuno, puesto que su desarrollo personal es muy escaso, pero esencial para entender el desarrollo del personaje de Unamuno.

Finalmente, en los personajes principales de este “lado” (con lado me refiero a que la acción de la película se divide entre la evolución de Unamuno y la esfera del comando de los sublevados), está el mismo Miguel de Unamuno y Jugo, protagonista. En estos últimos meses de su vida se nos muestra un hombre anciano, bastante crispado y terco, creyendo que la culpa de que nadie le entienda en sus posicionamientos no es suya, sino de los demás. Sin embargo, en su carácter aún perdura un atisbo de juventud: esa responsabilidad de no callarse nunca, de mostrar siempre su opinión a pesar de las consecuencias de esto. Por otra parte, se nos muestra a un Unamuno muy dolido, descompuesto emocionalmente por la muerte de su mujer y de una de sus hijas.

En el otro “lado” nos encontramos con una división interna entre los partidarios de seguir con la República, entre ellos Cabanellas, y los partidarios, con el apoyo de los nazis, de declarar un mando único mientras dure la guerra, como José Millán-Astray.

Por una parte, se nos muestra a un Francisco Franco Bahamonde aparentemente inseguro, “un pobre hombre”, según palabras de Unamuno, incapaz de llevar a cabo la dirección de la guerra. Pero, en contra de lo que aparenta, es un general extremadamente audaz, inteligente y milimétrico en la praxis, quien solo teme dar un paso en falso en el camino para obtener la Jefatura del Estado de la España sublevada. En contra de los planes de Cabanellas, irá llevando la sublevación hacia un toque más autoritario, para lograr el apoyo de los carlistas y los conservadores.

Pero la figura de Franco no se puede entender sin el apoyo del comandante de la legión José Millán-Astray, que desde un primer momento se nos muestra como un hombre bruto, descarado y egocéntrico, no una persona de finuras o detalles. Si España necesitaba un cirujano de hierro, él era un boxeador de hierro. En la película es también el personaje más plano, como si hubieran sacado todo lo humano que en la vida real tuvo dejándole solo la parte bélica, animal, del africanista, aunque esta fuera su faceta más característica. Él es el verdadero antagonista de Mientras dure la guerra, puesto que es lo opuesto a Unamuno, es un anti intelectual. Su grito lo define: ¡Viva la muerte! ¡Muera la inteligencia!

Por último, está Miguel Cabanellas, militar liberal-conservador republicano, que intenta que el poder de la sublevación no quede en manos de Franco. Se nos presenta como un hombre poco astuto que, pese a sus “buenas” intenciones (no quería que el alzamiento derivase en una dictadura), no sabe cómo llevarlas a cabo. Continuamente se opone a la centralización del poder, al apoyo de los nazis con sus condiciones y a los cambios que proponen (más bien imponen) Francisco Franco y Millán-Astray.

Así, en el largometraje se nos presentan a la perfección las dos caras del golpe de Estado del 36: la autoritaria-fascista, liderada por Franco e impulsada por Millán-Astray y apoyada en los carlistas y en la Falange Española de las JONS, y la autoritaria-republicana, liderada por Cabanellas que se apoya en la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA). Sin embargo, no se profundiza en las divisiones internas de la sublevación, que fueron muchas, pero menos visibles que las del bando republicano, porque Franco las resolvía con sentencias de muerte, si bien es cierto que estas fueron posteriores al tiempo en el que se desarrolla la película.

Mientras dure la guerra es un gran largometraje, aunque cojea, como toda película que no pretenda ser un documental. Es retrato, no una fotografía, y bien se puede ver la diferencia entre ambas artes comparando los retratos de Isabel II y sus fotografías. Sin embargo, el cuadro de Mientras dure la guerra se acerca mucho a la realidad, llegando a ser neutral en un tema tan delicado en la idiosincrasia de España como es el de la Guerra Civil. Por otra parte, la película no entra en detalles, en parte por los minutos de los que se dispone, ni en la descripción profunda del Unamuno intelectual, dejándose cosas en el tintero, perdiéndose el sentimiento. Se hubiera agradecido mostrar esa faceta filosófica de don Miguel de Unamuno.

Puntuación: 8 sobre 10.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *