El desafío de Aracne

Adaptación de un mito

HÉCTOR BLÁZQUEZ RUBIA. 2.º ESO A

En el año 2021 se celebran los Juegos Olímpicos de Tokio y Aracne, jugadora profesional de bádminton, quiere acudir a esos juegos y ser la campeona.

Aracne es natural de Salamanca y vive a orillas del río Tormes, muy cerca del Puente Romano. Desde pequeña su padre, gran aficionado al bádminton, la lleva a las pistas de Salas Bajas, muy cerquita de su casa, para ver partidos de bádminton. Así es como Aracne comienza su afición.

En la actualidad, Aracne tiene 19 años y entrena 4 días a la semana; ella sabe que es buena jugadora de bádminton y ha ganado un montón de trofeos, que tiene colocados en una vitrina en su casa.

Su entrenador Zeus dice de Aracne que es una chica muy guapa y muy inteligente, que tiene un brazo diestro muy fuerte con el cual deja a 0 los sets de sus contrincantes; ella es consciente de ello y dice a todo el mundo que es mejor que Atenea (Carolina Marín).

Carolina Marín. FOTO: J. Mariano M.

Atenea, que es la mejor jugadora de bádminton de todos los tiempos, ha oído decir esas palabras a Aracne y quiere enseñarla a ser más humilde. Un día que estaba entrenando Aracne, pasó por allí una joven paseando con sus dos hijos. La joven se quedó mirando cómo entrenaba Aracne y en cierto momento le dijo:

-Eres buena jugando al bádminton.

-Así es, contestó Aracne, soy la mejor jugadora de España.

La joven contestó:

-Yo pensé que la mejor jugadora era Atenea.

-Yo juego mejor que ella, dijo Aracne.

-No ofendas a Atenea, contestó la joven.

Aracne se dio cuenta de que la joven con la que hablaba era la mismísima Atenea y ambas decidieron competir y jugar un partido para ver quién era la mejor de las dos.

Las dos jugaron muy bien y Atenea se enojó tanto que rompió la raqueta de Aracne. Esta se arrepintió de haber desafiado a la diosa y deseó morir. Atenea pensó que la muerte era demasiado y la convirtió en un volante de bádminton.

A partir de entonces pasó el resto de su vida como volante para los distintos partidos de bádminton.

Velázquez, Las hilanderas o La fábula de Aracne. FOTO: Museo del Prado

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *