Pruden Sánchez, de Babilafuente al Real Madrid

43936831

Pocos en la actualidad han oído su nombre, pero hace años Pruden Sánchez era coreado por cientos de aficionados desde las gradas del estadio Santiago Bernabéu. Nació en Babilafuente el 16 de diciembre de 1916, y a los 18 años debutó en la UD Salamanca.

Destacó rápidamente como delantero centro en el club salmantino, donde jugó hasta que el Atlético de Madrid, llamado Atlético Aviación por aquellos años, se fijó en él y le fichó en 1940. Su debut en Primera División fue espectacular, ya que fue pichichi de la temporada 1940-1941 por haber marcado 33 goles, una cifra nunca alcanzada en la liga española hasta ese momento.

No logró alcanzar un acuerdo para su renovación con el Atlético, así que regresó a la UD Salamanca, donde jugó desde 1941 hasta 1943. Aprovechó su regreso a la capital salmantina para continuar sus estudios de Medicina.

A pesar de haber abandonado Madrid, no fue olvidado, y en algún viaje que tuvo que hacer a la ciudad era parado por los muchachos para pedirle un autógrafo, que el de Babilafuente concedía gustosamente.

Llegado 1943, el Real Madrid decidió ficharle y, sin duda, resultó ser una sabia elección. Durante su etapa en este equipo, que duró hasta 1948, el Real Madrid ganó dos Copas del Generalísimo. Como anécdota de su paso por el Real Madrid ha quedado la semifinal de Copa de 1943, partido en el que marcaron once goles al Barcelona, frente a solo uno de los catalanes; esta sigue siendo a día de hoy la mayor goleada que ha infligido el Real Madrid al Barcelona. Pruden contribuyó marcando tres goles, solo superados por los cuatro de su compañero Barinaga, quien unos años después marcaría el primer gol del Madrid en el nuevo estadio Santiago Bernabéu.

None

 

Por azares del destino, tuvo que jugar contra su querida UD Salamanca en un partido de Copa, en el que marcó dos goles. Acabó en la portada del diario Marca por ser uno de los jugadores más destacados del encuentro.

A medida que su carrera futbolística finalizaba, jugó un año con el Real Zaragoza, para abandonar definitivamente los campos de juego con el Plus Ultra en 1953.

No dejó del todo el mundo del fútbol, ya que entró a formar parte de los servicios médicos del Real Madrid. Además, el 18 de mayo de 1958, en un partido de Copa en el que se midieron el Real Madrid y la UD Salamanca, su antiguo compañero Dámaso Sánchez de Vega le entregó la insignia del club salmantino a modo de homenaje.

Finalmente, Pruden falleció en Madrid el 25 de febrero de 1998. Hoy en día el nombre y las hazañas de este vecino de Babilafuente son bastante desconocidos, pero, sin duda alguna, merece ser recordado.

 

Víctor Sánchez García  (2º de Bachillerato HCS)

(Publicado originalmente en Las Villas al día)

 

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *