Visita a la Delegación Territorial de Salamanca del Instituto Nacional de Estadística y al yacimiento arqueológico del Cerro de San Vicente

AUTORAS: María José Granero Gómez (Dpto. de Economía) y Patricia Prieto Cascón (Dpto. Geografía e Historia)

El pasado 18 de marzo de 2024, los alumnos de 1º y 2º de Bachillerato de la modalidad de Humanidades y Ciencias Sociales visitaron la Delegación Territorial de Salamanca del Instituto Nacional de Estadística y el yacimiento arqueológico del Cerro de San Vicente.

El Instituto nacional de Estadística (INE) es un organismo autónomo adscrito al Ministerio de Economía y Hacienda. Su tarea principal es la elaboración de estadísticas públicas a través de la recopilación, tratamiento y análisis de los principales indicadores macroeconómicos, tales como el Producto Interior Bruto (PIB), el Índice de Precios al Consumo (IPC) o las tasas relacionadas con el mercado de trabajo. Todo ello con el propósito de proporcionar información sobre la situación y evolución de la población, la economía y la sociedad en España. Esta labor resulta esencial en el proceso de toma de decisiones por parte de los ciudadanos y de las autoridades competentes de las diferentes administraciones públicas. Además de la elaboración de estadísticas, el INE realiza importantes funciones relacionadas con la coordinación de los Padrones Municipales y la elaboración del Censo Electoral. 

Para realizar todas estas tareas, el INE cuenta con más de 4.000 personas. De ellas, aproximadamente 700 tienen un perfil eminentemente técnico, ya que pertenecen a los cuerpos estadísticos del Estado. Otro colectivo muy numeroso es el de los encuestadores e inspectores de encuestas, personal especializado en los trabajos de campo (recogida de la información). Los recursos del INE se distribuyen entre los Servicios Centrales y las 52 delegaciones provinciales. Estas son las principales encargadas de la recogida de la información a través de cuestionarios a empresas y hogares. 

Una vez realizada la visita al INE, es importante poner en valor las siguientes consideraciones: 

  • La duración ha sido una jornada lectiva, desde las 9:00 horas hasta las 14:30 h.  
  • La visita y charla ha sido calificada por parte del alumnado como interesante, amena y productiva. 
  • La charla ha transcurrido en continua interrelación entre el ponente (D. Cristóbal José Rojas Montoya, delegado provincial), el alumnado y las profesoras asistentes. 
  • El alumnado ha considerado como aspecto negativo la falta de tiempo libre entre las dos actividades, dado que esta actividad se ha desarrollado en coordinación con el departamento de Historia. 

Valoración final: la jornada ha transcurrido dentro de la normalidad y el tiempo, desde el punto de vista climatológico, nos ha acompañado, circunstancia que se considera esencial para llevar a cabo una valoración satisfactoria de la misma. Por lo que respecta a la visita a la Delegación Territorial del Instituto Nacional de Estadística (INE) ha sido calificada por parte del alumnado como interesante, amena y productiva. La charla impartida por el responsable ha resultado interesante y dinámica y ha proporcionado información del entorno general y específico del alumnado. En cuanto al comportamiento de los alumnos, éste ha sido muy aceptable; la educación y el respeto han sido la tónica general entre ellos, circunstancia que agradecemos por parte del profesorado asistente. No quiero finalizar esta reseña sin poner de manifiesto una última consideración, los alumnos hubieran agradecido disponer de más tiempo libre para disfrutar de la ciudad. Se tendrá en cuenta, por supuesto, para futuras actividades de estas características. 

El primitivo poblado protohistórico de San Vicente, origen de la ciudad de Salamanca, fue descubierto en 1949 a raíz de la construcción del colegio universitario de la Universidad Pontificia de Salamanca, Ntr.ª Srª. de Guadalupe, recientemente demolido. Las investigaciones arqueológicas se han desarrollado desde 1990, dando lugar a la aprobación del Plan Especial del Cerro de San Vicente en 1997, cuyo desarrollo ha permitido recuperar el trazado urbano histórico y la adquisición para el dominio público de la mayoría de las parcelas afectadas por los restos arqueológicos más relevantes, garantizando su protección y disfrute público. 

En este sentido, la ejecución del Proyecto de las Obras de Protección de los Restos de la Planta del Antiguo Convento de San Vicente ha supuesto la construcción de un espacio museográfico sobre el sector claustral del antiguo convento de San Vicente de Salamanca, la demolición del Colegio Mayor Ntr.ª Srª. de Guadalupe y la excavación de un espacio de 400 m2 situado en el núcleo central del primitivo poblado protohistórico para su puesta en valor y exposición pública. 

Dentro de una estructura cubierta y desde la pasarela instalada en su interior, se pueden contemplar, en excelente estado de conservación, las huellas de los primeros habitantes de la ciudad. Los restos expuestos corresponden a una porción del poblado asentado en el Cerro de San Vicente durante la primera Edad del Hierro, entre los siglos VII y IV a.C. Se muestran cuatro viviendas completas y hasta 9 estructuras domésticas auxiliares (silos, despensas, graneros…) vinculadas a las construcciones principales que se distribuyen en dos bandas alineadas en torno a un espacio de tránsito o “calle”, buena muestra de la arquitectura de barro y adobe que caracteriza a esta cultura. 

En el siglo IV a.C. la mayoría de sus habitantes, ante la falta de espacio en el emplazamiento original por el notable aumento demográfico se trasladaron al vecino Teso de las Catedrales y construyeron el renombrado castro de Salmantica, sustrato de la ciudad histórica actual, quedando el emplazamiento original convertido en el barrio adyacente al que posiblemente aluden los textos clásicos con motivo de la expedición militar de Aníbal por estas tierras. 

Según M.ª Luisa, la arqueóloga que nos ha explicado el cerro de San Vicente, los habitantes se trasladaron al Teso de las Catedrales debido a una cuestión estratégica y económica, ya que el vadeo del río Tormes estaba frente al Teso de las Catedrales, y de esta manera, los comerciantes que seguían la “ruta de la plata” cruzaban por ese vado del río y, en consecuencia, podrían cobrarles más fácilmente impuestos si el poblado se trasladaba junto al vado. 

Sea por una causa u otra, lo importante es conocer el origen de nuestra ciudad y la labor realizada por el Ayuntamiento de Salamanca para conservar y exponer todos los restos arqueológicos que se han excavado. 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *