XII Premios de Traducción Fons Salvtis

Nos alegra celebrar un año más en el IES Senara de Babilafuente, el Premio de Traducción FONS SALVTIS (Memorial Begoña Pérez Cáceres) el cual esperamos que siga celebrándose muchos años más.  

El objetivo de la convocatoria del Premio de Traducción FONS SALVTIS es dar a conocer las obras de los autores grecolatinos, desde los propios textos.  

Han participado en esta XII Edición todos los alumnos de Latín de Bachillerato del instituto, a los que agradecemos su esfuerzo y participación, a la vez que los felicitamos por las traducciones presentadas. 

Este año se cumplen 14 años del fallecimiento de Begoña Pérez Cáceres, nuestra compañera del departamento de Cultura Clásica en el curso 2009/2010. Este acto nos brinda la oportunidad de rememorar su legado y de recordar a aquellos que jugaron algún papel en la vida académica del centro. 

Los alumnos, el 14 de mayo, se enfrentaron al reto de traducir un fragmento de la Fábula XIII del libro I de Fedro, en la que nos enseña a no dejarnos engañar por falsos aduladores que sólo quieren sacar algún provecho. 

Cayo Julio Fedro fue un fabulista romano de principios del siglo I d. C. del que tenemos pocos datos seguros. Su nombre y origen son griegos. Fue un hombre instruido y, tal vez por eso, llegó a Roma como esclavo para dedicarse a la docencia. Recibió la libertad de manos de Augusto. 

Fedro tomó como referente a Esopo, pero a él se atribuye, justamente, la originalidad de escribir las fábulas en verso. En las 123 fábulas de Fedro que se han conservado, se aprecia con claridad el objetivo de deleitar e instruir al público, así como manifestar una crítica de la realidad sociopolítica de la época de la República imperial. No obstante, el carácter universal que impregna las enseñanzas del fabulista romano permite aplicarlas perfectamente en la actualidad. 

Fedro recurre al recurso de la prosopopeya, en la que los protagonistas son animales provistos de cualidades humanas. Esta técnica resulta útil a la hora de establecer un distanciamiento, que proporcione a la moraleja, o enseñanza moralizante, un carácter universal, a la vez que la aleja de particularismos y personas concretas. 

La estructura de sus fábulas es muy simple: la moraleja se manifiesta al principio o al final de la fábula. Las fábulas de Fedro son breves, sencillas y con diálogos de una gran vivacidad. Las diferentes fábulas se van sucediendo sin un orden especialmente establecidos y tampoco necesario, puesto que todas ellas forman un compendio de pequeñas historias que pueden ser leídas de forma individual

El carácter moralizante y satírico de las fábulas deja en evidencia los vicios y defectos imperantes en la sociedad de la época. De hecho, en el prólogo de su primer libro, Fedro justifica su preferencia hacia el género de la fábula para poder evidenciar la situación de los más desfavorecidos (no olvidemos que él fue un esclavo), esto se hace evidente en el uso de la astucia del débil frente al poderoso. Por este motivo, las clases populares eran sus mayores simpatizantes, en cambio, las clases pudientes, que a menudo se ven reflejadas negativamente en sus escritos, le supusieron algunas enemistades y problemas legales con miembros de alto rango social. 

Haciendo un análisis de algunos de los personajes encarnados en figuras de animales, concretamente el lobo y la oveja, que aparecen en varias fábulas, observamos que el lobo representa siempre un personaje con connotaciones negativas, que podría simbolizar perfectamente a todos aquellos miembros de la sociedad carentes de rasgos éticos y ejemplares, y, por lo general, pertenecientes a las clases privilegiadas. Por otra parte, la oveja, desprotegida y sometida a injusticias y abusos podría representar a los esclavos o clases más humildes del escenario social

Había otras fábulas interesantes de Fedro para haber propuesto, con moralejas muy didácticas. Por ejemplo: 

  • El lobo y la oveja: “Esta fábula ha sido escrita a causa de aquellos hombres que oprimen a los inocentes con causas fingidas”. Enseñanza: La tiranía de los más poderosos que los lleva a cometer grandes injusticias. 
  • El gorrión y una liebre: “Es necedad no mirar por sí, y dar consejos a otros”, Enseñanza: No hay que burlarse de la desgracia ajena porque en cualquier momento puede tocarle a uno también. 
  • El perro nadando con un pedazo de carne: “Justamente pierde lo suyo, el que codicia lo ajeno”. Enseñanza: No se debe codiciar lo ajeno y dudoso y abandonar lo que se tiene, que es real, aunque lo que se codicia parezca más. 
  • El lobo y la zorra, siendo juez el mono: “Al que una vez fue cogido en mentira clara, no se le da crédito, aun cuando dice la verdad”. Enseñanza: Al mentiroso nadie le cree, aun cuando dice la verdad. 

El texto que propusimos, para el XII Premio, versa sobre La zorra y el cuervo, cuya moraleja nos dice: “Por este hecho es probado cuánto vale el ingenio, siempre prevalece la sabiduría sobre la fuerza”, con lo que nos quiere enseñar que más vale maña que fuerza. 

De manera que la lección es clara: La sabiduría siempre prevalecerá ante la estupidez. No debemos creer a los aduladores, porque en la mayoría de los casos lo hacen para conseguir algo en beneficio propio e intentan embaucarnos con falsas alabanzas. 

Una oración del texto propuesto en la Fábula XIII del libro I de Fedro que nuestros alumnos tenían que traducir es: 

Tum demum ingemuit corvi deceptus stupor. 

 Y sus distintas traducciones fueron: 

  • Solo entonces, lamentó su estupidez por haber sido engañado el cuervo. 
  • Solo entonces se lamentó, el cuervo engañado, de su estupidez. 
  • Entonces precisamente, gimió el cuervo estúpido engañado. 
  • Solo entonces, el cuervo se lamentó siendo engañado por estupidez. 
  • Entonces el cuervo gimió engañado. 
  • Entonces justamente se levantó y el cuervo la engañó por aturdiento. 

El día 23 de mayo se procedió a la entrega del XII Premio de Traducción y por primera vez se concedió el Premio ex aequo a las traducciones de D. ª Vega Andrés García y D. Hiram García Domínguez, alumnos de 2.º y de 1.º de Bachillerato respectivamente del IES Senara de Babilafuente. 

El premio tiene una dotación económica de 60€ para cada uno y un diploma acreditativo.  

Queremos felicitar a los alumnos participantes y, en especial, a los ganadores y agradecer, desde el Departamento de Cultura Clásica, al Instituto que nos facilita los medios para celebrar este premio y lo financia económicamente junto con la Asociación de Madres y Padres, siempre dispuesta a ayudar en las actividades del centro y a actuar como benefactores de los premios. 

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *