La juventud de nuestros padres y la nuestra

 

En general, la juventud de nuestros padres fue muy distinta a la nuestra.

Los jóvenes estudiaban durante menos años, e incluso algunos no podían o no lo hacían, pero encontraban trabajo enseguida, aunque no fuese demasiado bueno o bien pagado. En la actualidad, la mayoría de los jóvenes estudian y pueden obtener un título, pero no todos encuentran trabajo, ya que no hay muchas opciones. Es difícil poder independizarse y formar una familia.

Hace años, los jóvenes no utilizaban el teléfono móvil, ya que no existían estos adelantos. Aunque probablemente la vida era mejor sin ellos, en algunos casos: se disfrutaba más de la compañía de la gente y no había tantos problemas personales.

Foto: Pilar Acero López

Foto: Pilar Acero López

Por otra parte, el alcohol no se consumía desde una edad tan temprana como ahora. En la actualidad mucha gente necesita beber para divertirse, y la mayoría son gente de nuestra edad, lo que da lugar a otros problemas. Pero también es cierto que no había tanta libertad como ahora: los jóvenes apenas salían de fiesta, y cuando lo hacían era poco tiempo, ya que muchos de ellos tenían que trabajar al día siguiente. En cambio, ahora tenemos un margen más amplio para pasarlo bien.

Por último, la vestimenta o “moda” era completamente diferente a la de ahora, no tenía nada que ver con la de la actualidad. Podemos comprobarlo cuando vemos fotos de nuestros padres de hace unos cuantos años.

En conclusión, cada época tiene sus cosas buenas y sus cosas malas.

 

Amara Romero Martín
Ana Sánchez Cascón

(FP Básica II)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *