¿Qué pasa en un libro cuando está cerrado?

Libro cerrado

Creo que cuando cerré “El Cid”, mi último libro leído, las letras de unas páginas se besaban con las de la página vecina en medio de la oscuridad.

 Alguna hoja doblada por culpa de mis codos en una tarde de lectura, hacen que unas palabras conozcan a otra una página más lejos.

Otras, entreabiertas por plancharlas con la mano para leer más a gusto, ven la luz desde una estantería con pocos libros y se asoman, viendo mi habitación.

Unas palabras se mezclan con otras o rozan dibujos coloridos de alguna batalla o, quizá, la cara de las bellas Sol y Elvira.

Y creo que eso es todo, no ocurre nada más, porque me cuesta pensar que pase algo extraño entre las hojas cerradas del libro, que ahora, está esperando volver a ser leído.

Sandra Manjón Miguel   (3º ESO B)

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *